Álbum: 
Resurrection
Año: 
2007
Web: 
http://www.chimaira.com
Tracklist: 

01.&nbsp;Resurrection (4:37)<br />
02. Pleasure in Pain (3:04)<br />
03.Worthless (3:44)<br />
04. Six (9:44)<br />
05. No Reason to Live (3:44)<br />
06. Killing the Beast (3:47)<br />
07. The Flame (5:23)<br />
08. End It All (4:22)<br />
09. Black Heart (4:34)<br />
10. Needle (3:08)<br />
11. Empire (5:39)<br />
12. Kingdom of Heartache [Bonus Track] (4:11)<br />
13. Paralyzed [Bonus Track] (3:06)

“Metal moderno para un potente álbum con sabor añejo”.

Chimaira, quizá la banda más influyente del NWOAHM, etiqueta musical a la que tanto se acude en la actualidad, editan en 2007 uno de los mejores discos de su carrera, y posiblemente uno de los grandes bombazos del año dentro del género.

Tras la vuelta de Andols Herrick a la batería en el 2006, y después de un tiempo de reflexión, la banda norteamericana decide retomar la esencia de aquel disco que les lanzó al estrellato: The Impossibility Of Reason. Esta vez, y bajo un sello discográfico diferente, editan un álbum espectacular de principio a fin, con temas inolvidables y mucha dosis de buen metal.

“Resurrection”, el single que da nombre al disco, es una apertura más que perfecta para lo que se vendrá descubriendo a medida que uno se sumerge en las profundidades de este álbum. Arrancando con un demoledor riff, el tema va directo al grano y no esconde nada que no queramos escuchar. Mark Hunter tiene el apoyo a la guitarra de un Rob Arnold en estado de gracia. Y es que día a día el joven se empieza a asentar como uno de los guitarras más influyentes del género. En esta disco, se intuye a un solista con mucha más madurez y protagonismo en el lado rítmico. 

La abundancia de temas cortos es otra de las características de este disco, y como ejemplo los dos siguientes cortes:Pleasure in Pain” y “Worthless”. Dos canciones con la esencia de Chimaira, y con grandes aportes técnicos de batería y guitarras.

Sin embargo, hay que esperar hasta el cuarto peldaño para toparse con la gran joya de este disco. Six es ya todo un himno del metal, y una pieza musical en la que muchos grupos se apoyan a la hora de elaborar sus propios temas. Con casi 10 minutos de duración, el tema discurre por pasajes melódicos, cercanos a lo operístico, con el apoyo de unas bases próximas al death melódico, para finalizar con la salida a flote de unas guitarras que parecen llorarle a un Dios poco compasivo. Una canción maestra, de esas que surgen como por arte de magia pasados los años.

Para volver a poner los pies en la tierra, Chimaira nos regalan 2 temas más oscuros, con tintes industriales, en los que los teclados toman un mayor protagonismo. “No Reason To Live” y “Killing The Beast”, sirven de colchón en este curioso viaje onírico.

“The Flamerompe el lujoso cristal chino de Six, para unirse junto a él en el trono de los elegidos, gracias a bases contundentes y atmósferas apocalípticas, encajadas a la perfección con el siguiente tema: “End it All”, otro de los mejores momentos de este Resurrection.

En los sucesivos temas, Chimaira nos recuerdan que no olvidan las raíces Thrash, pues podría decirse que han hecho metal moderno para un potente álbum con sabor añejo,y tienen el detalle de embelesarnos con fraseos al más puro estilo Slayer. “Black Heart” y “Needle” son dos claros ejemplos.

“Empire” se configuraba en principio como el tema que cerraba el disco, un Lazarus venido a menos, pero que deja el regustillo especial de haber ingerido uno de los mejores discos de metal del año.

Finalmente, para el lanzamiento de la edición especial, se incluyeron 2 canciones más a modo de bonus. Dos regalos del cielo que dejan una brillante estela con sabor a PanterA: “Kingdom of heartache” y “Paralyzed”.

Lo mejor: 
grand&iacute;sima producci&oacute;n en un disco compacto, potente y con alguna que otra pieza maestra.<br />
Lo Peor: 
la peligrosidad de llevar al directo un disco de similares caracter&iacute;sticas.</p>
Temas destacados: 
&nbsp; &ldquo;Worthless&rdquo;, &ldquo;Six&rdquo; y &quot;The Flame&quot;.
Anónimo
Imagen de Anónimo

MMUI VUENO