Dos años después desde que se editara vuestro segundo disco “Territorio Apache” volvéis con este “No hay fronteras”, ¿Cómo ha sido proceso de composición y grabación?

Nosotros llevamos 6 años sin parar de componer, es algo que sentimos como una necesidad. Cuando terminamos de grabar el segundo disco ya teníamos algunas canciones nuevas y durante toda la gira hemos estado trabajando en el local de ensayo y grabando todo lo que iba saliendo. Antes de meternos al estudio ya teníamos preparada una maqueta con un montón de canciones y solo tuvimos que elegir cuales entraban y cuales no. La grabación del disco… fue coser y cantar. 

Los cambios para este disco han sido numerosos desde el cambio de compañía discográfica hasta el cambio de productor. ¿Cómo ha vivido todo esto el grupo?

Genial. Ahora tenemos nuestra propia compañía “La Charca Producciones” y nos sentimos mucho más libres que antes. Hay que currar bastante más, pero tienes la ventaja de que tomas las decisiones de manera directa, sin preguntar ni esperar a nadie… Para la grabación del disco llamamos a Dani Alcover porque pensábamos que sería el productor perfecto para nuestro tercer disco, por suerte Dani conocía el grupo y tenía un hueco en su agenda. Acertamos de pleno con él. 

Háblanos un poco más del disco nuevo, “No hay fronteras”, ¿que podemos encontrar en el?

Pues más Dr. Sapo, con algunos matices claro… quizá sea el disco más personal de los tres que hemos hecho. Yo pienso que es un disco que no se puede explicar de ninguna forma, hay que escucharlo. Puedo contar que hay un caracol que quiere cruzar la carretera para comerse una lechuga, un pitufo sin seta, tarzán buscando a chita por la ciudad, y hasta Espinete se pasó por el estudio para cantar una canción! En fin, mejor escucharlo. 

¿Cómo es Miguel a la hora de componer? ¿En qué te inspiras para conseguir esas letras que tanto llegan a la gente?

Me inspiro en cualquier cosa que me pasa. Algo que veo o siento en determinado momento me puede llevar a hacer una canción, aunque eso no suelo elegirlo yo, me viene y punto. 

Habéis bautizado vuestro estilo de una forma bastante peculiar, ¿qué es el “Crocanroll”? ¿de donde surge el bautizo de este estilo?

Jajaja si, inventamos ese término para no tener que explicar qué estilo hacíamos porque no lo sabíamos ni nosotros… de hecho seguimos sin saberlo, bueno si… hacemos crocanroll.

Cuándo empezaste con la música, ¿aspirabas a estar donde esta el grupo actualmente? Tocando en grandes festivales, con tres discos editados…

Pues ya ni me acuerdo, supongo que siempre he tenido dentro esa pequeña intuición de que podía dedicarme a hacer canciones y cantarlas. El día que descubrí que se me daba bien sentí algo muy grande, y aunque he pasado por rachas muy malas creo que siempre he aspirado a llegar a mucha gente algún día. 

Habéis compartido escenario con grandes y en grandes festivales, ¿Qué  artista te ha marcado profundamente? ¿Con quien te gustaría compartir escenario?

La verdad es que los artistas que más me han marcado son los que además de grandes artistas son amigos míos. De ellos he aprendido muchas cosas y he compartido momentos muy buenos, y también algunos malos… hablo de Albertucho y Dani de Despistaos, que además es paisano mío.

Un grupo con quien me gustaría compartir escenario: Extremoduro… es un grupo que me ha inspirado desde que empecé con la música y nunca he tenido la oportunidad de tocar con ellos, quizá este año… jajajaja, soñar es gratis.  

¿Cuáles son los planes de futuro de Dr. Sapo?

Pues primero hay que presentar este disco por todos los sitios donde podamos, es una apuesta bastante fuerte y vamos a exprimirla al máximo. Después supongo que grabar otro disco, otra gira, otro disco, otra gira… no? Esto va así.