¿Deseas promocionar/compartir una noticia con la comunidad? Publicar noticia
13 envíos / 0 nuevos
Último envío
Imagen de pennycris
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 7 años 10 meses
se unió: 28/10/2008
¿La fama cuesta... dinero?

Comencemos por la parte en que confieso que estoy escribiendo esto un poco borracha (aunque llevo tiempo fraguándolo)

Hace tiempo pregunté a mi banda: ¿Qué camino preferís: el fácil por el que llega la fama y no hay que preocuparse de nada más, o el difícil y costoso que conlleva una buena cantidad de obstáculos? Sobra decir que eligieron, como Caperucita, el segundo camino.

Ahora me doy cuenta (y también antes) de que ese camino a veces es muy poco transitado. No hay valor, ni fuerzas, ni aliento para enfrentarse a las piedras con las que tropezarás. No hay escuela que prepare para ello. Parece que no hay recompensa, que no hay libertad después de las quinientas yardas de mierda.

You want it, you got it. No es tan irreal como pensamos. A veces todo depende de nosotros: de nosotros con las arcas llenas y dispuestas, se entiende. Es como el Diablo tentándonos, como Jacob ofreciéndonos un puesto de trabajo seguro e indefinido, terroríficamente indefinido, pero con su caducidad, después de todo. Quizá tú, que pactas con el Averno, no lo ves de esa manera, si no como tu oportunidad, tu deseo cobrando vida, tu vida (o muerte) en Las Vegas.

¿A qué viene todo esto? A reunir 5.000 euros y venderlos al mejor postor, a la mejor promoción, al mejor triunfo, al mejor ‘te lo meto por los ojos’. Y esa venta, puede que tenga sentido, seguramente esa banda tenga tanto talento que no necesite un departamento Comercial, pero apuesta por él, lo da todo al Rojo, sin pensar por un momento que el Negro siempre estuvo ahí y, aunque menos poderoso, contaba con la fe, con la creencia de que todo saldría, por Justicia Poética, como debía. Pero eso sí: con tiempo.

Porque ¿a quién queremos engañar? Esos programas de televisión que tanto criticamos no son los únicos que nos dan gato por liebre. Justo a nuestro lado, agobiados por las luces cada vez más tenues, el alcohol cada vez más barato, y los sentidos cada vez más apagados, se encuentran grupos que venden su cuerpo, su música y su sueño a un profesional en la materia. Cansados de las palizas, de los sacrificios y de las horas malgastadas, desgastados por el tiempo y la pobreza, el llanto y el canto olvidado, donan sus pocas pertenencias a la espera de un futuro mejor. Y es totalmente comprensible, pero no por ello lo comparto.

Mi forma de trabajar es otra. No digo que sea ni mejor, ni peor, simplemente es distinta. Distinta porque cree en la calidad primero, y en la capacidad de no doblegarse después. Y, ante todo, cree en el compañerismo. El hombre es un lobo para el hombre, dicen. Bien, ¿y por qué no podemos ser un perro fiel para nosotros? ¿Por qué no podemos contribuir, en la medida que podamos, a hacer de esta escena una fuerte y solidaria? El oro brillante nos da el poder para pisarnos, y para hacernos relucir por encima de los demás pero… es solo un vil metal, y no alimenta. Al menos no tanto como el sudor y la satisfacción de ver que algo que construyes con esfuerzo, no con billetes, prospera, y lo hace por sí mismo.

Esta reflexión es solo para dejar en el aire qué costes estaríais dispuestos a volcar en un proyecto que cuenta con toda vuestra ilusión y dedicación. Si pondríais vuestras pocas monedas en manos de un profesional de la difusión, con sus correspondientes monedas, más valiosas que las vuestras, utilizadas como valor de cambio en un mercado en el que el brillo del lingote es mucho más importante que su peso.

Esta reflexión solo intenta distinguir entre los negocios y el placer. Entre lo honesto y lo comprado. Entre las drogas naturales y las drogas de diseño. Un cigarro de marihuana puede liarse de forma impecable y contener una hierba de calidad. Una pastilla de éxtasis puede estar cortada con un buen montón de materiales que harán que el resultado sea bestial, pero edulcorado y solo llamativo, atractivo, nunca bello en su esencia.

Y tu grupo, ¿elige tomar una calada perfecta, o tragar la pastilla que le hará ver el mundo de colores? El dolor de cabeza es lo de menos: el dolor del alma, junto con el del bolsillo, quizá sea más ardiente, y haga pensar más a tu cerebro. Así, con mis vasos anchos de Bourbon ya reposados, y mis pensamientos plasmados, trato de distinguir conceptos, y de hacerme preguntas que solo tendrán su respuesta cuando el tiempo pase, y tengamos nuestro encuentro en el desierto o el oasis que nos corresponda. Paciencia.

Anónimo
Imagen de Anónimo
Imagen de Dawn to Dusk
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 5 años 7 meses
se unió: 19/04/2007
Imagen de SwAmP
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 5 años 9 meses
se unió: 29/05/2008
Imagen de corvorum
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 8 años 1 semana
se unió: 07/01/2010
Imagen de laurabruja
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 8 años 4 meses
se unió: 16/12/2009
Imagen de Violet June
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 9 años 2 meses
se unió: 15/01/2010
Imagen de pennycris
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 7 años 10 meses
se unió: 28/10/2008

"El infierno está lleno de músicos aficionados" George Bernard Shaw

Imagen de corvorum
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 8 años 1 semana
se unió: 07/01/2010
Anónimo
Imagen de Anónimo
Imagen de laurabruja
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 8 años 4 meses
se unió: 16/12/2009
Imagen de corvorum
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 8 años 1 semana
se unió: 07/01/2010
Imagen de Andrew Arst
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 1 mes 1 día
se unió: 29/11/2019

Chicos, si quieren encontrar dinero, pero no saben dónde encontrarlos, en este caso, les recomendaría que intenten llamar su atención aquí en este sitio https://www.yucatan.com.mx/tecnologia/como-ganar-dinero-en-el-casino-online-usando-bonos , ¡estoy seguro de que definitivamente estarán satisfechos!