¿Conoces una sala de concierto que no se encuentra en el directorio? ¡Añade una nueva sala concierto!
Dirección: 
Idioma Esperanto, 2,
Madrid Madrid
España
Web: 
http://www.carpediemsupera.es
Imagen de la mano tonta de cervantes
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 3 años 7 meses
se unió: 15/09/2009

Antro (que no sala) nada recomendable. Conocimos este sitio de rebote (de hecho, ellos mismo nos preguntaron muy sorprendidos tres veces que como les habíamos conocido) y decidimos acercarnos a que nos contasen las condiciones (ya que en Internet no hay hay más que un número de teléfono). El primer día que fuimos, nos tomamos una ronda de rigor mientras que hablamos y nos comentan que no tienen NADA de equipo más que los altavoces y los pies de micro y que tampoco tienen público propio porque la zona estaba muerta (al precio al que estaban las consumiciones, no nos extrañó...  justo al lado tenía 3 garitos más y claro, entre lo caro y lo barato, la gente va a lo “vivo”). La entrada tiene que ser gratuita y durante el concierto se sube un euro más el precio de las consumiciones y ese euro es para el grupo. No es mucho, pero... El camarero nos reserva el sábado 3 de marzo como provisional, ya que el dueño está harto de tener pérdidas y no sabe si va a cerrar el sitio en marzo: si sigue, tenemos concierto; si no, no. Teníamos que hablar con él en un par de semanas, para confirmarlo... Lo cual era la semana del 27 de febrero (lunes), justo la semana en la que tocaríamos. Sin confirmar nada, no podíamos mandar eventos, hacer carteles ni nada, así que nos pasamos dos veces más antes. La primera fue sin tomar nada y nos dieron un número de teléfono para que llamásemos y preguntarlo. Cuando llamamos, nos confirman que no tocamos, que lo van a dejar. Y justo al día siguiente nos llaman para decirnos que sí, que el jefe ha dicho que siguen, que nos pasásemos a hablar. Nos pasamos, tomamos otra ronda de rigor (pagada de nuestro bolsillo también) y el jefe (Luis) no nos cuenta nada nuevo, solo que se aplaza al día 10 para tener todos más tiempo, pero bueno, ya podemos empezar a darle caña al evento... Teníamos pensado hacer carteles para pegar por la calle (y los hicimos: 30 que pegamos por todo San Blas) y Luis nos dijo que pondría uno en la puerta del Carpe Diem y otro en el otro bar que tiene cuando se lo mandásemos. Cuando lo hicimos, no obtuvimos ni respuesta de que le hubiese llegado. Da la casualidad de que reparto por allí cerca y la misma semana del concierto no vi ni un cartel en la puerta. De hecho, la única promoción que hicieron fue un evento de Facebook (que el mismo Luis me dijo que no lo usaban) el día antes del concierto al que no invitaron a NADIE.

Llega el día y descargamos TODO el equipo en la puerta. Tras un rato esperando, abren el cierre desde dentro. Era el camarero, muy sorprendido de que ya estuviésemos y nos dice que vayamos pasando. DENTRO del cierre estaba el famoso cartel que iba a poner, escondido de la vista de todo el mundo, que es donde tiene que estar, como todo el mundo sabe... Mientras montábamos, llegó un grupo de gente preguntándole a Luis para montar un cumpleaños y de golpe se convirtió en la persona más amable del mundo, invitándoles a una ronda tras otra (cosa que no hizo con nosotros en ninguna de las ocasiones que fuimos “a hablar” o en la prueba de sonido siquiera), visita turística por todo el local, haciéndose el enrollado con nosotros y (por supuesto) fardando con los del cumple de que “aquí damos conciertos” (que sepáis, grupos, que él mismo dijo en la segunda vez que fuimos que no tienen ni licencia para dar conciertos). Mientras, a lo nuestro. El escenario eran tres palets puestos en fila, con lo cual, olvídate de moverte (la semana antes tocó otro grupo y pusieron cuatro, nivelazo) y cuando terminamos de enchufar todo nos dice que si habíamos traído monitores. Justo lo único que no hay que llevar a ninguna sala... Entonces claro, nos dice que nosotros no vamos a oír las voces, pero que por los altavoces la gente lo oirá dabuti (mentira: la gente nos dijo lo contrario, y, viendo el vídeo que grabamos, tenían razón). Cuando pregunta que quién canta, lo habitual en casi todos los sitios a los que vamos: “cantamos los tres y se nos tiene que oír a los tres” (cara de sorpresa del técnico/dueño de turno que piensa que solo canta uno y los demás hacen ruido de fondo en un grupo). En vista de que con el poco equipo que tiene no consigue que se nos entiendan las letras, nos lo achaca a nuestro “tono de voz” (por eso en otros sitios los técnicos hacen maravillas con nosotros) y hacemos la prueba rápido y mal (prácticamente la hicimos solos y solo teniendo la visión de lo que oyes arriba-que no se oía, “aunque por los altavoces para la gente, dabuti”). Vamos a cenar y a la vuelta, empieza el concierto. Al principio, solo estaba nuestra gente (unas 20-30 personas), todas con consumición en la mano (y sabemos que alguno tomó otra ronda). Pero según fue avanzando el concierto, fue entrando gente hasta llegar a unas 50 personas más o menos (con consumición en la mano) y estuvimos casi 2 horas tocando (en las que, por cierto, se dignaron a darnos una botella de agua caliente después de la decimosegunda canción y tras pedirla tres veces por el micro para que se enterase todo el mundo). Tras acabar, recogemos y nos dicen que acerquemos el coche a una puerta que tienen por detrás... Detalle que a las 8 de la tarde nos habría venido de perlas, o incluso antes de haberlos acercado cuando recogimos y que podían haber mencionado, no sé, ¿en alguna de las veces que hablamos antes? Cuando pedimos una ronda (porque nos dicen que tenemos barra libre) y vamos a cobrar, nos encontramos con la gran sorpresa de la noche: solo cobramos 23€ “porque la gente no ha consumido más”. Le decimos que nos parece muy poco, que ha sido más y la respuesta, la típica “ya, pero justo ahora que habéis acabado es cuando ha entrado gente, bla bla bla”... Ni un ticket, ni unas cuentas a mano, nada que justifique que solo se ha despachado eso. Pedimos la ronda para nosotros y nuestros padres y... ¡nos clava 21€! ¡Eh, y nos os quejéis, que a los del grupo no os he cobrado!

En definitiva, un sitio sin equipo, sin gente, sin licencia y sin vergüenza. Si queréis que se rían de vosotros y ganar dos euros (si llega) por todo un día de curro, ya sabéis donde tenéis que ir.